Equidad y Desarrollo

Andrés Mideros M. – EqD consultores

La CEPAL plantea a la igualdad como principio ético y fundamental del desarrollo, ya que permite establecer un enfoque humanista basado en derechos, y además por ser una condición para la innovación y el aprendizaje como determinantes de la productividad, la sostenibilidad, la sociedad del conocimiento, y del fortalecimiento de la democracia y la ciudadanía plena (CEPAL, 2018).

La igualdad de medios, oportunidades, capacidades y reconocimientos se enmarca en el entendimiento del desarrollo como la libertad para alcanzar la vida que una persona considera y valora, planteado por Amartya Sen (1999), y que dio lugar al paradigma del desarrollo humano.

La igualdad y la equidad son, en este marco, nociones complementarias de justicia social. Desde la búsqueda de equidad se comprende que distintas personas requieren medios diferentes para lograr las mismas oportunidades o capacidades, debido a desigualdades históricas o condiciones particulares que existen en la sociedad. No es posible entonces alcanzar el desarrollo sin que exista equidad, entendida como igualdad de oportunidades y capacidades.

Las desigualdades limitan el desarrollo al generar relaciones de violencia, discriminación y pobreza, que excluyen a gran parte de la población. Pero además son fuente de ineficiencias económicas que reducen las capacidades sociales para la producción, circulación y consumo de bienes y servicios.

Lograr el desarrollo y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible requieren nuevas alternativas de fomento productivo desde nociones de economía circular que consideren los ciclos biológicos y técnicos para conservar y mejorar el capital natural, optimizar el uso de recursos y minimizar externalidades negativas; la construcción de alianzas de cooperación público, privada y comunitaria; la garantía de derechos y la erradicación de la pobreza para la vida digna de todas las personas con solidaridad y armonía con el ambiente; y el fortalecimiento de la democracia desde la planificación del desarrollo, teniendo la política el rol de velar por el bien común.

Alcanzar equidad y desarrollo es una responsabilidad de todos, con un sector privado responsable y comprometido, un sector público transparente y transformador, y una sociedad consciente, participativa y solidaria.

Referencias:

CEPAL. 2018. La ineficiencia de la desigualdad. Comisión Económica para América Latina y El Caribe. Santiago. Chile.

Sen, A. 1999. Development as freedom. Anchor Books. Nueva York.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *